Lil Wayne lanza libro de memorias en la cárcel

Lil Wayne estuvo ocho meses en prisión. Fue en 2010 y por posesión ilícita de drogas. A principios de este verano el rapero adelantó que publicaría un libro con sus memorias penitenciarias, “Gone Til’ November”, en el que cuenta detalles de su vida en la prisión federal de Rikers Island, en Nueva York.

Parece ser que Weezy tuvo un año muy productivo tras las rejas. Algunos detalles de estas memorias ya han salido a la luz y resulta que, entre otras cosas, Wayne ofició un matrimonio homosexual en su centro penitenciario.

La boda, entre dos compañeros de prisión, fue todo un acontecimiento en la cárcel. “Imagina ver a presidiarios colgando carteles de boda por todo el techo de la cárcel, y que uno de ellos sea Lil Wayne. Una locura”, escribe el propio Wayne.

Sin embargo, todo no fue diversión en la cárcel. Lil Wayne también relata que era objeto de burla por su condición de estrella.

Por otra parte, recibió visitas de alto nivel, como de Kanye West, Puff Daddy y Drake. El motivo de la visita del rapero canadiense era sin embargo poco satisfactorio. Se presentó en la cárcel para decirle que, básicamente, se estaba tirando a su novia, a lo que Tunechi confesó:

“Descubrir que ella se tiró a Drake fue absolutamente lo peor que hubiera podido descubrir. Drizzy vino a la prisión a hacerme una visita y me dijo: “Sí, es cierto”. ¡Maldita sea! Éste es el tipo de mierda que un hombre nunca desea descubrir mientras está encarcelado”.

La voz de Mirror también relata otra cómica anécdota, en la cual dos mujeres que eran vigilantes de seguridad se metieron en líos por intentar visitarle. Lejos de fastidiarle, Wayne admitió que el suceso le aportó optimismo durante su estancia encarcelado:

“Quizás tenga alguna que otra groupie en este tugurio después de todo”.

“Gone ‘Til November: A Journal of Rikers Island” le ha servido a Weezy para exprimir al máximo su creatividad y también para plasmar una experiencia única en su vida.

“Siempre pensé que necesitaba cosas como colocarme con mis amigos, un Bugatti, una mansión o un puñado de buenos culos para ser creativo. Pero estando lejos de todo eso, mi creatividad se puso a prueba”, concluyó el rapero.